BERND Y HILLA BECHER

Bernd y Hilla Becher (Bernd (1931 – 2007), Hilla (1934) son dos fotógrafos alemanes conocidos por sus series de imágenes edificios industriales examinando similitudes y diferencias en estructura y apariencia.

Bernd y Hilla se conocieron como estudiantes de pintura en la Universidad de Düsseldorf, y se unieron en matrimonio en el año 1961. Su primera colaboración en fotografía fue en 1959 documentando la desaparecida arquitectura industrial. Su primera exposición fue en el año 1963 en la Galería Ruth Nohl (Siegen). Su trabajo mostraba la fascinación de ambos por la similitud con la que habían sido creados ciertos edificios. Las fotografías fueron realizadas desde diferentes puntos de vista con una cámara de gran formato, pero siempre en un plano perpendicular al objeto que retrataban. Las imágenes de los edificios con idéntica función fueron mostradas juntas invitando al público a comparar las formas y diseños. Estos edificios eran principalmente graneros, torres de agua, Silos de almacenamiento, castilletes de extracción o altos hornos.

Imagen

Los Bechers fotografían estas series de edificios industriales siguiendo unas pautas muy definidas. Durante más de 50 años han recorrido plantas industriales de Alemania, Inglaterra, Bélgica, Francia o EE.UU. Todo su trabajo es en blanco y negro. Ellos mismos cuentan que en el momento en el que aparecieron las primeras películas en color hicieron algunas pruebas sin convencerles lo más mínimo: “al fotografiar en color se extrae un tono que realmente no existe. El carácter escultural se presenta mejor con la utilización del blanco y negro”. Para tomar sus imágenes suelen situar una cámara en un punto elevado y luego con una luz difusa (para no crear sombras) dejan abierto el objetivo durante un largo tiempo de exposición, de esa forma no aparece la figura humana.

Imagen

Durante casi cincuenta años, el matrimonio formado por los fotógrafos alemanes Bernd Becher (1931-2007) e Hilla Becher (1934) se ha dedicado a retratar, analizar y comparar las grandes construcciones de la arquitectura industrial de los siglos XIX y XX en Europa y los Estados Unidos.

La obra de Bernd e Hilla Becher es compleja y poliédrica. En primer lugar, recupera la belleza singular de unas construcciones aparentemente alejadas de la creación artística, pero con unos valores plásticos únicos e indiscutibles. Pero, además, el planteamiento de los Becher de crear series de tipologías industriales consigue analizar hasta qué punto la función de estas construcciones lleva aparejada soluciones formales muy similares en diferentes países y épocas.

Imagen

La mirada de Bernd e Hilla Becher hacia la arquitectura industrial es, por tanto, una propuesta casi científica, pero también, en su permanente diálogo entre lo técnico y lo artístico, tremendamente plástica. La técnica de los Becher, siempre en blanco y negro para resaltar los valores escultóricos de la forma construida, consiste en largas exposiciones con luz tenue, de manera que tanto la figura humana como las sombras, queden excluidas de sus imágenes. Los edificios son retratados de frente, perpendicularmente a su eje, y sin concesiones compositivas.

Imagen

Su rigor llega a ser tan obsesivo que le transfiere a sus escenas un carácter científico. Esto último es lo que creó cierta polémica sobre su rígida estética, que en principio solo fue valorado por ingenieros y arquitectos. Es justamente este rigor, el que, cuando visto no aisladamente sino una imagen detrás de otra, cuando constituyen su verdadero valor, como “una lección de anatomía”, consiguiendo obtener una abstracción realmente novedosa para la fotografía contemporánea.

Desde 1976 hasta 1996 Bernd ha sido profesor en Academia de Bellas Artes de Düsseldorf. Han recibido numerosos premios, entre otros el León de Oro en la Bienal de Venecia de 1990, el Premio Erasmus en 2002, o el premio Hasselblad en el año 2004. Berdt enseña en la Academia de Arte de Düsseldorf y ha influenciado a numerosos estudiantes que harían más tarde fotografía industrial. Entre ellos encontramos a Andreas Gursky, Thomas Ruff, y Candida Höfer.

Imagen

Para conocer algo más sobre la obra de Bernd e Hilla Becher, en ARTECREHA recomendamos los artículos de la web SIGNANDSIGHT.COM que analiza el conjunto de la obra de los Becher; de DESIGNBOOM, muy interesante en contenido y en la serie de imágenes que presenta; el aparecido en TATEPAPERS en el número de la primavera de 2004 y, finalmente, el artículo publicado por THE NEW YORK TIMES con motivo del fallecimiento de Bernd Becher.

Referencias:

Anuncios

FOTOGRAFIA DE ARQUITECTURA

La fotografía arquitectónica es la encargada de capturar y describir los espacios creados por el hombre. A nivel urbano, puede describir una ciudad o la relación de un edificio o desarrollo con su entorno. También se usa en interiorismo, documentando la relación entre mobiliario, color, textura, ritmo e iluminación con el espacio propuesto por el arquitecto o diseñador.

La fotografía arquitectónica tiene su origen en la fotografía misma. Las primeras imágenes de las que se tiene registro realizadas por Louis Daguerre se podrían considerar como arquitectónicas.

 Boulevard du Temple, tomada en 1838, es una fotografía que describe claramente una avenida en Paris.

La característica principal de la fotografía arquitecónica radica en la técnica. Hace años era generalizado el uso de una cámara de placa (Sinar) o formato medio, debido al basculamiento y alteración de los planos que se podían lograr gracias a la utilización de óptica con fuelle. Esto con la finalidad de lograr una óptima correción de perspectivas a la hora de tomar la imagen y evitar el escorzo. Actualmente, con la masificación de la fotografía digital, se han fabricado una gama de objetivos con aplicaciónes similares a las de gran formato, llamados tilt-shift, para cámaras réflex de lente única digitales. Las lentes tilt-shift, o en español lentes descentrables, se utilizan en fotografía para  cambiar el punto de vista y evitar así que líneas paralelas converjan. Es muy útil en fotografías de edificios altos. Últimamente, se ha puesto de moda simular este efecto vía software. En concreto, se utiliza para hacer que objetos y personas reales parezcan miniaturas. A este uso también se le llama tilt-shif o miniature faking.

Objetivo con lente Tilt-Shift

En el Blog DZoom exponen de una manera clara y sencilla consejos para iniciarse en este tipo de fotografía.

Vivienda en Viella-Siero (Asturias). Alba-López Arquitectos.

Fabrica de Cerveza “El Águila Negra”. Colloto. Asturias.

La fábrica de El Águila Negra es un edificio emblemático dentro de la historia industrial de Asturias. El origen de la marca cervecera se sitúa en 1900. La empresa introdujo en la fábrica de Colloto un sistema de fabricación importado de Alemania, así como la venta embotellada, una gran innovación para la época.

Comenzaron a construirse varias de sus dependencias en la primavera de 1898. El 29 de marzo de 1900 se abrió esta fábrica cervecera en Colloto, si bien sus terrenos se integran en el ayuntamiento de Siero. Tuvo un amplio mercado, que incluso fue capaz de soportar los malos tiempos para la economía de la posguerra. Pero en los años 70 del siglo pasado entró en un período de crisis insalvable. Aunque cambió varias veces de propietarios desde mediados de los 80, finalmente la fábrica cerró en 1992. La marca el Águila Negra fue comprada posteriormente, en 1997, por la compañía granadina Cervezas Alhambra.

Tras su cierre la fábrica fue demolida para construir un polígono industrial, aunque la Comisión del Patrimonio Histórico del Principado decidió el 13 de febrero de 2001 conservar el edificio central de la fábrica, su chimenea y unos almacenes complementarios, al presentar elementos típicos de la arqueología industrial de la región como la combinación de mampostería y ladrillo. Hoy en día su estado es de abandono total…

20120613-224434.jpg

CENTRO CULTURAL INTERNACIONAL NIEMEYER

El Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer es un complejo cultural proyectado por Oscar Niemeyer que intregra distintas manifestaciones artísticas y culturales como exposiciones, música, teatro, danza, cine o gastronomía entre otras. Fue inaugurado el 26 de marzo de 2011.

El centenario arquitecto brasileño Oscar Niemeyer (creador de la ciudad de Brasilia, mito de la arquitectura universal y único arquitecto vivo cuya obra es considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco) recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 1989, siendo éste el origen de la relación del arquitecto con el Principado de Asturias.

El complejo cultural consta de cinco piezas independientes y a la vez complementarias:

  • La plaza: abierta al público, en la que se programan actividades culturales y lúdicas de forma continua. Refleja el concepto de Oscar Niemeyer de un lugar abierto a todo el mundo.
  • El auditorio: con aforo para alrededor de 1500 espectadores, con la peculiaridad de un escenario que se abre hacia el auditorio, pero que también se puede abrir hacia la Plaza, para las actuaciones al aire libre; y El Club para pequeñas actuaciones. También dispone de 3.000 m2 para exposiciones fotográficas y pictóricas.
  • La cúpula: un espacio expositivo diáfano de aproximádamente 4.000 m2 para exposiciones de todo tipo, este edificio tiene funciones de museo.
  • La torre: mirador sobre la ría y la ciudad, de 18 metros de altura, donde actualmente se ubica el restaurante y la cocktelería; Ambas instalaciones se encuentran en un entorno agradable para relajarse contemplando las vistas sobre la ría y la ciudad.
  • El edificio polivalente: que alberga el Film Centre, varias salas para reuniones,conferencias y prensa, una ludoteca para los más pequeños, el conocido gastrobar donde degustar los platos típicos de la cocina asturiana fusionados con la alta cocina y la tienda, donde es posible adquirir desde copias del centro cultural en miniatura, hasta recursos didácticos.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen